El reloj mágico de Chiang Rai

Has llegado a Chiang Rai y tu primera sensación es la de que te encuentras en un pueblo grande. Respiras la tranquilidad de los lugares norteños de Tailandia, ves pocos coches, (o al menos muchos menos que la de su hermana mayor, Chiang Mai) y te sumerges en los laberintos de las sois (las calles pequeñitas) donde los tailandeses hacen su vida en la calle.

Exterior del Wat Phra Kaew Chiang rai

Pero no todo son niños jugando en la calle y mujeres durmiendo en la trastienda. Mientras te vas acercando a las calles principales te encuentras una cafetería, giras a la derecha y te encuentras… otra cafetería! A la izquierda, otra! A 50 metros… otra, otra y OTRA! ¿Pero qué pasa en Chiang Rai que hay tantas cafeterías? La Coffee Shop es un establecimiento que los tailandeses han puesto de moda hace poco. Ahora es muy chic ir a tomar un café en estas ostentosas cafeterías con decoraciones muy cheesy, paredes de colores pasteles y butacas tamaño XXL. Mientras piensas el porqué de tanto café decides ir al templo Wat Phra Kaew.

templo Wat Phra Kaew Chiang Rai

Es uno de los templos más venerados y más importantes del país y un lugar de culto para muchos budistas ya que fue el sitio donde encontraron el Buda Esmeralda. Esta pequeña estatua del Buda es posiblemente la más significativa de Tailandia y actualmente descansa en el Palacio Real de Bangkok mientras en este templo de Chiang Rai está ubicada una copia.

Budas en el templo Wat Phra Kaew

El templo es un complejo de pequeños santuarios al estilo lama (madera), una estupa dorada, un museo con colecciones antiguas y mucho jardín. Se está tan a gusto que podrías pasarte horas y traerte un tentempié para la merienda.

Reloj en Chiang Rai

Se acerca las siete de la tarde y aún no has descifrado el enigma de las cafeterías así que decides darle otro descanso a tu mente en una terraza. Enfrente, hay un reloj dorado que te han dicho que es una obra del mismo autor que está construyendo el famoso Templo Blanco. Tic-tac, tic-tac, las agujas se alinean, ya son las siete en punto y sin saberlo… ¡empieza el show!

show del reloj en Chiang Rai

¡Luces y colores y música pegadiza! Durante casi 5 minutos el reloj va cobrando vida y cambiando de color al ritmo de la música. Como si fuera la melodía del flautista de Hamelín la gente empiezan a salir a la calle. Chiang Rai se despierta al ritmo de su reloj mágico. Las mesas de artesanía y camisetas del Night Bazaar están listas para ser compradas por curiosos turistas.

Night Bazaar Chiang rai

Los escenarios están listos con sus bailarinas de danzas tradicionales y los músicos con sus instrumentos tailandeses. Enfrente de ellos hay una inmensa plaza con paradas de distinto tipo de comidas. Comida tailandesa, comida japonesa, shawarmas, sopas, pescados y marisco que te cocinan al momento en las mini barbacoas de estos simpáticos “tenderetes”.

baile tailandes chiang rai

música chiang rai

Te sientas a comer en una de las miles de mesas que hay observando cómo ha cambiado la ciudad después de las siete. Aún no has resuelto la ecuación de las cafeterías (tendrás que volver para averiguarlo), pero te quedas con la magia creada por ese reloj dorado, este ambiente “sanote” que sólo se encuentra en el norte y esa deliciosa comida en un entorno de música y color.

Hay 3 espectáculos del Reloj: a las 19h, 20h y 21h cada día.

2 Comments

  1. miquel comas

    Cada día que paso amb tailandia sin playa ,m’agrada mes el norte de

  2. Pingback: Singha Park, más allá de la cerveza | Tailandia sin playa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *