Luces de leyenda en Sukhothai

El “amanecer de la felicidad” o lo que es lo mismo la era de Sukhothai (1238-1438) supuso el nacimiento del primer reino siamés, donde se forjó y predominó el budismo frente a otras religiones, el alfabeto y el idioma que se emplea hasta hoy. Esta antigua capital se ha convertido en un reclamo turístico gracias a sus restos monumentales declarados Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO.

Budha de piedra en Sukhothai

El Parque Histórico de Sukhothai es un lugar donde aún se mantienen las ruinas de cientos de templos rodeados de un paraje natural que invita a quitarte las chanclas-zapatos y descansar sobre el césped en algunos rincones con sombra.

Estatuta entre pagodas en Sukhothai

Durante el Loy Kratong o el Festival de las luces la ciudad se vuelca y la gente sale a la calle a curiosear los mercados y disfrutar de las múltiples actividades en el Parque Histórico. Junto a Chiang Mai, Sukhothai es uno de los destinos más populares para disfrutar de esta fiesta, que cada año cambia sus fechas dependiendo del calendario lunar, ya que se celebra durante la luna llena de noviembre.

Luna llena entre pagodas en Sukhothai

Loy Kratong de día – Desfile y mamporrazos entre budas y pagodas

Por la mañana, la antigua ciudad, donde se encuentra el Parque Histórico, está más calmada, así que es una gran oportunidad para visitar los templos y recorrer todo el parque mientras los locales preparan las actividades. A partir de las 14h, cuando aún el sol aprieta, empieza lo gordo, el pueblo sale a la calle a seguir el parade, las chicas desempolvan el traje tradicional que tenían guardado en el armario para lucirlo con su mejor sonrisa saludando a todo el mundo, a pie o encima de las carrozas o elefantes.

Panorámica del parque en sukhothai

Buscando a Miss Loy Kratong en Sukhothai

El desfile finaliza en la entrada del parque, donde la gente corre a buscar los mejores sitios (con sombra) para ver el show de artes marciales. Boxeo tailandés o muay thai, luchas con espadas, lanzas y puñales empuñados por hombres y mujeres preparados para dar la mejor actuación de su vida.

Luchas en Sukhothai

La exhibición muestra lo habilidosos que son los tais y también lo graciosos que son actuando. Por un momento me teletransporté a mi infancia cuando estaba delante de un televisor mirando el Pressing Catch (WWF), ese show con un mix de lucha y humor. No estaban Hulk Hogan ni Snake el Serpiente, pero los chicos se divirtieron mucho, sobre todo cuando caían y uno acababa con el otro. Siguieron con otras actuaciones y al finalizar los mismos deportistas animaban al público a salir y a practicar con ellos.

Dragones escupefuegos en Sukhothai

A partir de las 17h abren las puertas del mercado antiguo o Vintage Market. Un paseo por el tiempo, en la época dorada de Sukhothai donde todo está ambientado en el siglo XV, puedes encontrar al carpintero o al herrero afilando sus herramientas y moldeando sus espadas en el fuego. Para darle ese punto tai que siempre sorprende, si querías comprar algo, no aceptaban monedas sino que tenías que cambiarlas por unas caracolas de piedra e intercambiarlas en los puestos de arte o comida. ¡Al rico trueque!

Entrada del Vintage Market Sukhothai

En el centro del mercado hay un gran espacio abierto para sentarse y degustar tu tapitas tais (Papaya Salad por dos caracolas!). En este mercado también hay puestos de arte local, con productos artesanales, exposiciones de fotos y videos explicativos para la ocasión. El mercado está abierto hasta las 22h.

Loy Kratong de noche – Luz y magia con los mejores deseos

El sol cae y la luna pega un salto para quedarse estática encima de las pagodas e iluminar el resto de actividades. Siéntate y ponte cómodo para disfrutar de los bailes tradicionales.

Baile tradicional Sukhothai

El plato fuerte es el show de pago (de 200 a 500 baths) que a partir de las 19h o las 21h (dos actuaciones) muestran con un espectáculo épico la historia de Sukhothai y el nacimiento de la festividad. Mucha música, muchos extras y mucha luz con la misma panorámica que tendrían hace 5 siglos en esta misma ciudad.

Espectáculo épico Sukhothai

Pero la fiesta no acaba aquí. The show must go on! Ha llegado el momento de dejar tu kratong en el río y de hacer volar a tus farolillos de papel. Durante toda la tarde y la noche los tais y extranjeros se hacen con un kratong para verlo navegar por el río como si una serpiente de luces se tratara.

Pequeño kratong navegando Sukhothai

El kratong consiste en una pequeña cesta a modo de barca, construida con hojas de banana. En su interior se colocan flores de loto, monedas, palillos de incienso, velas y papeles de colores. Son pequeñas obras de arte y su significado va más allá de lo estético. Es una ofrenda mediante la cual se transmite agradecimiento por todo lo bueno, se comienza una nueva etapa y se ruega por dejar a un lado todo lo malo en una especie de renovación espiritual. Durante el Festival se celebra un concurso para premiar a los mejores kratongs, algunos de dimensiones desmesuradas y con circuitos mecánicos en el interior donde se puede ver el movimiento de pequeñas figuras.

A punto de subir

Pagodas rodeadas de velas Sukhothai

El fin de fiesta acaba con los fuegos artificiales que junto a las pagodas y templos iluminados, las velas, los siluetas de luz de los kratongs y los farolillos volando en el cielo hace que este lugar sea mágico durante 4 días. Feliz Loy Kratong a tod@s!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *