Orgullo del norte en Huai Som Poi

norteños de tailandia

Ann, es una chica tailandesa de 37 años nacida en la ciudad del norte de Chiang Rai. Actualmente vive y trabaja en Mae Sot como directora de la ONG Help Without Frontiers, una organización que ayuda a los inmigrantes birmanos a través de proyectos de educación.

Watt, de origen karen, es el marido de Ann. Con 33 años de edad trabaja en Chiang Mai, también en una organización sin ánimo de lucro. Pasó 6 años de su vida en un monasterio donde aprendió las enseñanzas del budismo y la lengua pali – en el sureste asiático el pali es hoy en día una lengua sacra en el mismo sentido que el latín eclesiástico en Europa occidental. Hoy, todavía los monjes budistas redactan textos en él-.

Huai Som Poi Chiang Mai

Ann estuvo viviendo un año en Melbourne, Australia, y mientras estaba chateando con una amiga tailandesa se dio cuenta de que no era su amiga quien le estaba escribiendo y haciendo bromas. El picarón de Watt estaba al otro lado de la pantalla cortejándola. Tanta estrategia dio resultado y, años después, ya en el país de Siam, se casaron y tuvieron dos hijos.

Trabajando en Colabora Birmania habías quedado muchas veces con Ann y, entre reuniones y cafés, te contaba lo bonitas que eran sus montañas en el norte de Tailandia. “Un día te voy a llevar a conocerlas”, te dijo muy orgullosa de su tierra. Ese día llegó, estabas ilusionado, de nuevo ibas a escaparte de los sitios más turísticos e ibas a conocer otro destino tipo Tailandia sin playa: Hai Som Poi, una zona compuesta por dos montañas rodeadas de pintorescos pueblos de la etnia karen.

karen en huai som poi norte tailandia

A 82 km al oeste de Chiang Mai, vas subiendo una montaña, dirección a Hai Som Poi, observando cómo va cambiando la vegetación, de un estado más seco a un verde más intenso. Esta montaña tiene 1.400 metros de altura y pertenece al gigantesco parque nacional de Doi Ithanon donde viven varios pueblos karen, cristianos y budistas.

norte tailandia karen

Llegas a tu destino, la aldea de Watt: Huai Som Poi. Son unas cuantas casas de madera y bambú construidas al estilo tradicional. El pueblo se expande entre campos de arroz, árboles de mangos y plantaciones de café -mayoritariamente del tipo arábica-. Estas últimas son el negocio de su familia, cultivan, secan y pelan el café para venderlo a empresas tailandesas e incluso multinacionales como Starbucks.

Sólo hace 10 minutos que has llegado al pueblo y ya te sientes que perteneces a su familia, conoces a su madre, a la abuela, no te dejan que hagas nada hasta que no hayas comido. Zampas y engulles todo lo que puedes, arroz con eso, arroz con lo otro, ese tipo de arroz con aquello y el otro tipo con aquel otro plato. Después de decirles que ya no puedes más y que todo está delicioso, ya estás preparado para descubrirlo todo. Sientes que están ansiosos de mostrarte toda su magnitud.

hai som poi norte tailandia

norte011

Casi todos los campos han nacido gracias a un proyecto que el actual Rey de Tailandia impulsó en su día. Ya hace más de 10 años que están trabajando en ello. El gobierno, con el presupuesto del proyecto, les abasteció con semillas, plantas y materiales para poder cultivar y recoger las verduras, frutas y café. Una vez han recogido la cosecha, los responsables de este “Royal Project” hacen un examen de calidad y los productos que lo superan los venden a supermercados y grandes superficies, mayoritariamente ubicados en Chiang Mai.

Watt y Ann te lo explican con detalle, son felices entre sus montañas, con sus campos y sus árboles. Su gente, orgullosa de su trabajo, te muestra rincones hermosos, plantaciones de café y lechugas que parecen radioactivas de lo verdes que están. Te lo cuentan todo con al detalle. No utilizan productos químicos, son precursores a su tiempo, ellos no necesitan estar a la moda de “lo orgánico”, simplemente no lo perciben de otra manera.

norte01

tailandia norte

¿Qué tiene el norte que sea tan distinto del resto de Tailandia? ¿Por qué están tan orgullosos de pertenecer a su tierra, en esas altas montañas? ¿Cuál es el motivo por el que no quieren ser “lowlanders”, los que viven en la ciudad? Todas estas preguntas tienen la misma respuesta: “Paka-kyaw”.

Paka-kyaw es una palabra de origen karen que significa protectores de la naturaleza. Gente sencilla y muy trabajadora que no necesita más que vivir de sus bosques, de los frutos de los árboles que les dan sus montañas y que, por encima de todo, aman a sus tierras. También es una forma de vida, la palabra tiene un significado de easygoing, de ver la vida con otra perspectiva, de simpleza, de dejarte llevar y pensar que no todo es tan complicado.

karen tailandia

Montañas tailandia

En estas montañas fluye la energía de los Paka-kyaw, una magia en constante simbiosis, la naturaleza protege al hombre y éste a la tierra. ¿Cómo no van a proteger estas preciosas cascadas?

Ann te mira de reojo, aprueba con su marido que te está gustando este paraje. Están cumpliendo su misión y poco a poco te vas sintiendo más como ellos, tu diminuto Paka-kyaw está haciéndose un rincón en tu alma urbana. Te encanta esta montaña mágica y su gente.

cascada norte tailandia

Finalmente te llevan a un descampado de tierra y sacando pecho te dicen que han comprado esta parcela para que en un futuro puedan construirse una casa y venir a vivir aquí. Les gusta el contacto con la naturaleza y su idea es dejar la ciudad y vivir en un entorno más rural, dejar de ser lowlanders.

Vuelves a la casa, y te fijas en que hombres y mujeres van de aquí para allá y tus anfitriones dicen que están preparando la cena, que esta noche no comemos aquí. ¡Vamos a hacer una cena de inauguración, en su parcela de tierra! La casa no tiene ni los cimientos, pero eso no es excusa para organizar un evento. Compramos pescado, verduras y cervezas y con la ayuda de linternas nos vamos a cenar bajo las estrellas con todos los vecinos acompañados de una gran fogata.

tailandia karen norte

Mientras degustas esta deliciosa cena al aire libre, compartida con tus nuevos amigos, das las gracias a Watt y a Ann, por mostrarte este pequeño rincón del país, por tener la oportunidad de vivir unos días con ellos, y a todos sus amigos y vecinos por todo el tinglado montado. Has hecho un máster de simpleza y de sencillez, de aprender a disfrutar de la vida de la manera más simple y de ser un poco más… ¡Paka-kyaw!

 

Marc ComasAutor: Marc Comas Amante de Asia y tailandés de adopción. Ha vivido 5 años en Mae Sot, el far west de la tierra de Siam y su base de operaciones para descubrir el corazón del país. Le gusta explorar esos rincones sin playa que aún quedan por fotografiar. La playa, también le encanta, pero no se puede tener todo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *