Piedras en el parque histórico de Si Satchanalai

buda sentado si satchanalai
Te encantan las piedras, no lo puedes negar. Y cuánto más antiguas y más gastadas mejor, adoras la erosión de los años pasados. Cuando ves las ruinas y las comparas con los dibujos que reproducen los templos en todo su esplendor prefieres su versión actual, la del día de hoy, con todo su desorden, con ese color marrón de deterioro. Pero es que tú eres un amante de los guijarros antiguos. Eres sencillamente de piedras. Hay gente que no las quiere ni ver en pintura, se agobian con tanto mineral. Prefieren visitar otros lugares. -“Estoy harto de ver piedras” decía un amigo, -“Cuando has visitado un parque histórico te saturas de tanta piedra y no quieres ver más, todos son iguales” decía otro. Puedes entender a tus amigos, pero no lo compartes, eres un “piedramante”.

Wat Chang Lom si satchanalai sukhothai

En los años que llevas en Tailandia, has visitado los principales parque históricos del país: te dejaste llevar a Ayutthaya, viviste tu mejor Loy Kratong en Sukhothai, y te sorprendió Kampheng Pet entre tanta ruina y banana, antiguos recintos que fueron capitales del país y tuvieron mucha importancia estratégica en las batallas con el país vecino de Myanmar, la antigua Birmania. Pero te faltaba un parque que estaba muy cerca de Mae Sot, una extensión de Sukhothai que se encuentra en la misma provincia: el parque histórico de Si Satchanalai.

Wat Chang lom en parque histórico satchanalai

En Si Satchanalai te encuentras como en casa, al ser el patito feo de Sukhothai tiene muy pocas visitas y te encuentras en tu salsa. En coche, en bici o caminando, puedes visitar el parque como quieras y muy pocas veces encontrarás turistas – ni locales ni extranjeros-. Es tu sitio, un lugar lleno de piedras centenarias para ti solo, ¡un subidón mineral descomunal!

El parque se compone de dos zonas claramente marcadas, la primera, la más extensa con más de 20 templos y donde puedes encontrar el más famoso de ellos: el Wat Chang Lom, el templo del elefante, con una base cuadrada decorada con 39 figuras de elefantes que la rodean. Los elefantes son muy diferentes de los que puedes ver en otros templos, están representados totalmente de pie y según dice el folleto que te dan en la entrada, son más altos que los elefantes de carne y hueso – tengo muchas dudas al respecto-.

piedras en si satchanalai sukhothai

buda blanco si satchanalai

En el parque hay muchos otros templos interesantes y con el mono que tienes de piedra no hay estatua de Buda o elefante que sacie tu sed de rocas.  Te ubicas en una zona verde, en muchas partes en medio del bosque donde las raíces de los árboles se fusionan con los restos de templos que han sobrevivido durante tantos años. Al estar solo ante tanta historia y naturaleza te sientes como un explorador.

templos en el bosque si satchanalai

Te sientes como explorador, pero no vas equipado como tal. Hay templos que para alcanzarlos tienes que subir muchas escaleras, están situados en pequeñas colillas y el calor aprieta. Tus chanclas y tu ropa veraniega de farang no ayuda a pasar el día así que decides observar tu entorno en la sombra debajo de los árboles mientras recuperas energía.

serpiente en si satchanalai sukhothaiDecides volver a la visita gracias al destino: un intruso aparece de un agujero de un árbol, esa es la señal para que levantes tus posaderas y prosigas a lo que has venido. ¿No te gustaban tanto las piedras?

buda en la cima si satchanalai

Si Satchanalai, mientras caminas hacia la cima de una pequeña montaña donde se sitúa la estatua de un buda repites su nombre, Si Satchanalai…, Si Satchanalai. Te encanta el nombre, está en tu top 3 de los nombres de parques históricos de Tailandia. Si Satchanalai… te gusta su cacofonía. Tu top 1 es sin duda Sukhothai, cuando lo pronuncian parece que estén hablando de un famoso guerrero japonés, el samurai Sukhothai admirado por muchos y aterrorizado por otros. En el top 2 estaba Ayutthaya -haciendo hincapié con el último “yá”, como si fuera una palabra aguda-, pero creo que Si Satchanalai le ha ganado. Será por el nombre largo, por tu experiencia mientras recorres sus entrañas…

templo principal si satchanalai

Sigues el río y llegas a la otra zona acondicionada del parque. En esta área se encuentra el templo principal Wat Phara Si Rattanamahathat Chaliang -este nombre ya no mola tanto-. Su estructura está en muy buen estado y en la parte frontal se alza el buda más grande de todo el parque. Puedes subir a lo alto del templo y tener una panorámica de la zona.

puente si satchanalaiHas acabado con las piedras, pero no con las sorpresas, justo al lado de este templo principal hay un puente colgante larguísimo, donde hay gente paseando y yendo en moto de un lado a otro. Como si fuera la calle principal del pueblo, ves a toda la gente local que no habías visto en el parque. No sabes muy bien cual es el sentido del puente, simplemente no lo hay, tu cruzas -como puedes- y ya está. Esquivando las motos o saludando a los grupos de personas que no tienen prisa ninguna en cruzar hacia el otro lado.

puente si satchanalai sukhothaiNo te habías dado cuenta hasta ahora, pero te encantan los puentes colgantes. Eres un “culito veo, culito quiero”. Te pasó con las piedras y ahora con tu nuevo capricho te ha pasado con los puentes colgantes. Tienes una nueva afición, te creías un antiguo “piedramante” y ahora te descubres como un “puenteamantecolgante”, cualquier excusa es buena para visitar estos rincones del país donde las masas no han llegado simplemente porque están saturadas de pedruscos o porque todas son iguales. ¡Larga vida a las piedras!

 

Marc ComasAutor: Marc Comas Amante de Asia y tailandés de adopción. Ha vivido 5 años en Mae Sot, el far west de la tierra de Siam y su base de operaciones para descubrir el corazón del país. Le gusta explorar esos rincones sin playa que aún quedan por fotografiar. La playa, también le encanta, pero no se puede tener todo…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *