Songkran, el Festival del Agua o la guerra acuática

Si hay una fiesta donde se paraliza el país este es el Songkran o el Nuevo Año Budista. La palabra “Songkran” procede del sánscrito y significa “mover” o “cambiar de posición”. El sol se mueve al entrar en el nuevo año solar, pero hoy en día es sinónimo del Festival del Agua, en mi opinión la fiesta más loca y divertida de Tailandia.

Niño birmano con la pistola de agua bien cargada

Niño birmano con la pistola de agua bien cargada

Del 13 al 16 de abril, por la mañana, los monjes lavan las estatuas de Buda (para rezar pidiendo lluvia suficiente para los campos de arroz). Durante el festival, los familiares más mayores y los profesores reciben un homenaje de los más jóvenes. Juntando las palmas de las manos, los jóvenes dejan caer agua sobre las manos de sus mayores. A cambio, se les desea buena salud, una larga vida y prosperidad.

Empieza la guerra

Empieza la guerra

Una vez acabada la ceremonia las calles se transforman en pequeñas piscinas y los locales y turistas se juntan para declarar la guerra de agua a todo el que se mueva. Familias se sientan en la calle con enormes recipientes de agua, la perfecta munición para sus armas mortales: cubos, mangueras y pistolas de agua de todas las formas y tamaños.

Farangs en plena guerra

Farangs en plena guerra

Los más “malotes” cargan con agua congelada a todo aquel que se encuentre en su radio de tiro. Coches y motos van pasando y deteniéndose, esto hace que por los lados te echen cubos enteros de agua. La mayoría de los camionetas llevan también enormes recipientes para contraatacar. Las personas secas o las que están poco mojadas son el principal objetivo.

Otros mezclan polvos con el agua que se convierte en una especie de harina que utilizan para pintar las caras de la gente. Todo el mundo se divierte y, durante las horas de calor, el agua es más que bienvenida para refrescarse.

Chica tailandesa intocable al agua

Chica tailandesa intocable al agua

El último día y para cerrar el Festival, por las calles principales pasan coches o carrozas con las Miss Songkran, estatuas de budas o reyes, conciertos o karaokes ambulantes, cocinas móviles… todo ello acompañado de gente con muchas ganas de pasárselo bien bailando, bebiendo e invitándote a celebrar esta fiesta.

Siempre hay tiempo para comer

Siempre hay tiempo para comer

En Mae Sot, al ser una ciudad pequeña se concentra todo el Festival en las dos calles principales y por las noches del fin de semana se celebra el Midnight Songkran, toda una calle de bares que desemboca en un escenario con danzas tradicionales y conciertos (¡Con fiesta de la espuma y todo!).

¡Viva la fiesta!

¡Viva la fiesta!

También es común celebrarlo en el río y los parques con cascadas. ¡Una tremenda locura!

La fiesta sigue en el río Moei

La fiesta sigue en el río Moei

¿Te acuerdas cuando eras niño y jugabas con las pistolas de agua y te mojabas con tus amigos? Esta es la sensación que uno siente cuando está por las calles declarando la guerra acuática. Todos contra todos y divirtiéndote como un crío. Feliz año nuevo o Sawasdee pee mai krab a tod@s!

 

 

Marc ComasAutor: Marc Comas Amante de Asia y tailandés de adopción. Ha vivido 5 años en Mae Sot, el far west de la tierra de Siam y su base de operaciones para descubrir el corazón del país. Le gusta explorar esos rincones sin playa que aún quedan por fotografiar. La playa, también le encanta, pero no se puede tener todo…

.

1 Comment

  1. Pingback: Muay Thai entre trofeos y gallinas | tailandia sin playa

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *